martes, 18 de agosto de 2015

Nicolás Veracierta: Nuevo Banco de Desarrollo se presenta como una alternativa

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica conforman el grupo de intereses económicos y desarrollo, conocido como BRICS, siglas de los países participantes. Esta reunión de fuerzas mundiales, que en conjunto conforman cerca del 25% del Producto Interno Bruto (PIB) del planeta y más del 40% de la población mundial, inauguró a finales de julio el llamado New Development Bank o Nuevo Banco de Desarrollo, como alternativa a entes como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (WB), cuyos intereses, según los miembros, se encuentran alineados con los de las economías tradicionales, dejando de lado a los países emergentes.

BRICS ponen en marcha el plan de desarrollo económico.

El NBD espera servir de eje para la cooperación y el desarrollo, no sólo de las naciones promotoras, sino de los sistemas emergentes de todo el globo, que han visto, de acuerdo al análisis de expertos, su desarrollo truncado por la rígida arquitectura financiera internacional, que ha puesto en jaque economías enteras, por ejemplo, durante la crisis que golpeó a Europa, y cuyas secuelas aún se sienten en el viejo continente.

Li Keqiang, primer ministro de China, alabó la creación de este instrumento, que tendrá su sede en Shanghái, y que ha levantado expectativas de un cambio total en las reglas del juego mundial, establecidas en 1944 en New Hampshire, EE.UU, con los acuerdos de Bretton Woods, que dieron origen al FMI y el WB.

Jefes de estado de los cinco países que conforman BRICS.
 
Los miembros originales del NBD disfrutan de igualdad en las votaciones del organismo, lo que las pone al mismo nivel, pese al tamaño de su colaboración de capital, a diferencia de las entidades establecidas, y además, los mismos han desarrollado un fondo alterno de cien mil millones de dólares, que servirá como reserva en caso de contingencias, en caso de crisis cambiarias o elevadas fugas de capitales.

lunes, 10 de agosto de 2015

Estados Unidos y Cuba firman acuerdo financiero



Stonegate Bank, firma bancaria comercial estadounidense, cerró por primera vez un acuerdo con el Banco Internacional de Comercio (BICSA) desde la flexibilización de las relaciones originada a partir de las conversaciones mantenidas por Washington y La Habana, durante diciembre de 2014 y enero de 2015. De esta manera, pusieron fin a un período de 54 años marcados por un embargo económico total contra la isla e interacciones diplomáticas tensas entre ambas naciones.

Stonegate Bank, en Florida, Estados Unidos

David Seleski, Presidente Ejecutivo de Stonegate Bank, indicó que esta movida avanza en pro de la normalización de relaciones entre Cuba y EEUU, cuya facilidad de mover divisas entre ambos países servirá para favorecer los procesos comerciales, beneficiando a las empresas con interés de  buscar negocios. Este banco, cuya sede está localizada en Pompano Beach, en Florida, cuenta con 21 agencias en todo el estado, y ha sido parte importante del desarrollo de tratos bancarios con esta nación, llegando incluso a manejar las operaciones referentes a la misión diplomática de Cuba en las Naciones Unidas y su Sección de Intereses en Washington.
MasterCard y American Express expresaron a principios de año su disponibilidad para procesar transacciones de viajeros norteamericanos en Cuba, pero el funcionamiento de estas plataformas de pago no sería posible sin el apoyo de los bancos del país del norte. Las entidades norteamericanas se han mostrado muy cautelosas ante la idea de entrar en negocios en este país, solicitando mayores garantías de respeto a las leyes norteamericanas en suelo cubano.